APPLICATIONSPAO/PRESSE ★ STOP PRESS UTILITIES: Autoedición con CPC|Amstrad Sinclair Ocio) ★

Stop Press UtilitiesApplications Pao/presse
★ Ce texte vous est présenté dans sa version originale ★ 
 ★ This text is presented to you in its original version ★ 
 ★ Este texto se presenta en su versión original ★ 
 ★ Dieser Text wird in seiner Originalfassung präsentiert ★ 

Los usuarios de CPC siempre han estado un tanto «abandonados» en el terreno de los programas potentes de edición, no tanto por la calidad sino por la cantidad. Precisamente para tratar de equilibrar la balanza traemos a estas páginas una carpeta con dos discos que completa perfectamente las posibilidades del Stop Press, conocido en algunos ambientes como «Desktop Publishing».

AUNQUE la novedad es precisamente este complemento, a muchos os gustaría saber las características más destacables del editor y nosotros, que somos así de majos, vamos a satisfaceros. Se trata de un programa para hacer autoedición, para componer páginas tipo revista o periódico. Ello no quita que se pueda utilizar para todo lo imaginable, pero su fuerte es eso.

Para funcionar precisa tener el entorno de un 6128 o similar, lo que quiere decir que funcionará en un 664 con ampliación de memoria o en un 464 con memoria extra y unidad de disco externa. Hablando de añadidos, la utilización del editor con ratón AMX Mouse es más que recomendable a la par que entretenida. Los que no lo posean tendrán que apañarse con un joystick o simplemente con las teclas.

El Stop Press nos permite desde el primer momento hacer todo tipo de dibujos como si se tratara de un programa pensacjo para ello. Tipos de pincel, selección de colores y facilidades a la hora de hacer figuras geométricas están a nuestro alcance mediante unos sencillos menús en los que sólo hay que marcar con la flecha cursor para que se ejecuten. Con un poquillo de paciencia y otro tanto de práctica no es difícil diseñar un avioncejo como el que hemos realizado (es una coproducción entre todo bicho viviente que pasaba por la redacción) y en el cual estáis invitados a viajar bajo riguroso orden de petición.

La fuerza real, auténtica e incluso verídica de este programa radica en la cantidad de fuentes que lleva, tanto de dibujos como de caracteres. Oso hasta decir que programas parecidos que corren en los hermanos mayores, los tan creídos PCs, llevan menos fuentes que éste. Y eso sin contar con las «Utilities» de las que luego os hablaré. Seguimos con el repaso. La ayuda está garantizada por una serie de cambios que podemos hacer para trabajar más a gusto, desde los colores de menús y fondo hasta el calibrado de reglas en el borde para encajar los dibujos. El cursor puede ser un simple punto o una gran cruz que nos sitúa como si fuera el centro de un sistema de coordenadas. Naturalmente que tenemos la opción de ver, si así lo seleccionamos, los valores de esas coordenadas.

Haciendo ventanas podremos copiar partes, invertirlas, reescalarlas, girarlas y cien mil diabluras más. La sobreimpresión de diferentes dibujos o de texto con dibujo también admite un buen montón de variantes gracias al «fantasmeo», una curiosa operación que funciona con varios grados de transparencia, dejando ver unas partes a través de otras. La verdad es que es difícil hacerse con el control de la situación en esta parte del programa, pero ya sabéis que el tiempo lo cura casi todo...

Como apreciación muy particular pienso que casi tan bueno como el Stop Press en sí, es la cantidad de participación de otros elementos para los que está preparado. No sólo hay un extenso número de impresoras ya configuradas, sino que tiene menús para aceptar directamente tabletas gráficas o digitalizaciones. Comprenderéis que en esto último hace falta un digitalizador, pero tener de momento la posibilidad de colectarlo no está nada mal.

A la hora de escribir tenemos dos formas bien diferenciadas: caracteres dibujados artísticamente (por el programa) o introducidos mediante el teclado. Dentro de cada una de ellas podemos seleccionar varios tipos o fuentes, aunque las del teclado se quedan reducidas a tres. En ambos casos hay un pequeño pero astuto procesador de textos que toma las riendas en el asunto y gracias al cual alinearemos por la derecha o la izquierda, justificaremos, encolumnaremos, borraremos, copiaremos y otros «emos» propios de la situación. Combinar diferentes tamaños y estilos de caracteres nos da la ventaja de componer títulos como si de un verdadero periódico se tratase. Dicen que algunos juegos son muy adictivos, pero escribir con el Stop puede llegar a serlo peligrosamente.

A estas alturas ya os habéis imaginado que diseñar nuestro propio juego de caracteres en sumamente fácil y que todo un editor se pone a nuestras órdenes para ello. La verdad es que casi todo lo que deseemos hacer es factible sin excesivos quebraderos de cabeza. No será así si pretendéis aprender el manejo del programa en una tarde, que tiene mucha tela y algunas partes son merecedoras de extenso cursillo. Al final merece la pena, que conste.

Las tramas merecen también que se las nombre, porque en pocas ocasiones he visto tal cantidad de ellas reunidas en el mismo disco. Debido a que podemos tratarlas como fill o como iconos, su utilización es practiquísima, llegando fácilmente a abusar de ellas y crear un auténtico caos en la pantalla. Tantas posibilidades no puede ser sano...

Aunque queda mucho, muchísimo, de que hablar respecto al Stop Press, llegó el momento de dejar unas cuantas líneas para el paquete de «Utilities». Está compuesto por un disco con fuentes de caracteres (24 nuevas, que sumadas a las 17 originales hacen un bonito total de 41) y otro con dibujos variopintos, simpáticos, serios y prácticos. Algunos de ellos los podéis cotillear en los ejemplos que hay en este artículo. Los discos vienen acompañados por un pequeño manual, pero sólo repite constantemente que consultemos el otro manual, el del programa, ante cualquier duda que nos surja. Es una pena que estas fuentes y estos dibujos no sean utilizables por otros programas, pero la vida es así de cruel con el usuario.

Si ya tenéis el Stop Press no hay duda de que la compra de estos dos discos es imprescindible. Si no lo tenéis, lo que se convierte casi en imprescindible es hacerse con él. Insisto en que no es fácil de manejar, pero una vez dominado no deja de sorprendernos con sus inmensas posibilidades. Todo un vicio...

ASO

★ EDITOR: AMX SYSTEM
★ YEAR: 198X
★ CONFIG: ???
★ LANGUAGE:
★ LICENCE: COMMERCIALE
★ AUTHOR(S): ???

★ AMSTRAD CPC ★ DOWNLOAD ★

Cover:
» Stop  Press  Utilities    (Release  DISK)    ENGLISHDATE: 2014-05-05
DL: 152 fois
TYPE: image
SIZE: 131Ko
NOTE: w545*h750

Medias/Supports:
» Stop  Press  Utilities-Extra-Extra    (Release  DISC-CLIPART)    ENGLISHDATE: 2018-12-12
DL: 38 fois
TYPE: image
SIZE: 178Ko
NOTE: Uploaded by hERMOL ; w1611*h1006

» Stop  Press  Utilities    (Release  DISC)    ENGLISHDATE: 2018-12-12
DL: 34 fois
TYPE: image
SIZE: 72Ko
NOTE: Uploaded by hERMOL ; w1002*h624

Je participe au site:
» Newfile(s) upload/Envoye de fichier(s)
★ AMSTRAD CPC ★ A voir aussi sur CPCrulez , les sujets suivants pourront vous intéresser...

Lien(s):
» Applications » Micro Design Doc English
» Applications » Copy-Star 2
» Applications » ESP Screen Dump
» Applications » Esat Software - Imprim Image
» Applications » Tasprint
» Applications » Page Setter 64 (Amstrad Action)

QUE DIT LA LOI FRANÇAISE:

L'alinéa 8 de l'article L122-5 du Code de la propriété intellectuelle explique que « Lorsque l'œuvre a été divulguée, l'auteur ne peut interdire la reproduction d'une œuvre et sa représentation effectuées à des fins de conservation ou destinées à préserver les conditions de sa consultation à des fins de recherche ou détudes privées par des particuliers, dans les locaux de l'établissement et sur des terminaux dédiés par des bibliothèques accessibles au public, par des musées ou par des services d'archives, sous réserve que ceux-ci ne recherchent aucun avantage économique ou commercial ». Pas de problème donc pour nous!

CPCrulez[Content Management System] v8.7-desktop/cache
Page créée en 870 millisecondes et consultée 873 fois

L'Amstrad CPC est une machine 8 bits à base d'un Z80 à 4MHz. Le premier de la gamme fut le CPC 464 en 1984, équipé d'un lecteur de cassettes intégré il se plaçait en concurrent  du Commodore C64 beaucoup plus compliqué à utiliser et plus cher. Ce fut un réel succès et sorti cette même années le CPC 664 équipé d'un lecteur de disquettes trois pouces intégré. Sa vie fut de courte durée puisqu'en 1985 il fut remplacé par le CPC 6128 qui était plus compact, plus soigné et surtout qui avait 128Ko de RAM au lieu de 64Ko.